Abstract Possible

ES / EN

La artista Claudia Fernández, parte de la exposición en el Museo Tamayo, nos ofrece una introducción a su estudio y a temas que le preocupan.


Claudia Fernández:
El otro día alguien me dijo: “Ah! Es que tu cargas con muchas cosas viejas” y yo le dije: pues yo de chiquita quería ser arqueóloga. Yo considero que hago arqueología y restauración, restaurar la naturaleza o restaurar un mueble, eso es más o menos lo que hago, y ya me di cuenta que lo hago con todo, de repente vendo un video, de repente vendo una foto, pero en realidad no podría hacer mi obra si no vendiera muebles. Yo trabajo mucho con cosas abstractas, pero que provienen de la realidad más cotidiana y que son muy comunes y vulgares, pero trato de ver la abstracción en esas cosas, y me interesa mucho hablar de la idiosincrasia que hay detrás de las formas, de los significados o de cuestiones sociales, económicas, que hay detrás de cosas estéticas.

Si te fijas cada quien tiene una muy subjetiva idea de la bellaza: la fachada que es lo que se quiere mostrar a los demás, es una combinación de elementos eclécticos que son lo quieren expresar, es una expresión muy particular de cada propietario, por eso se llama la propiedad ajena. Y, al mismo tiempo, es una investigación estética de arquitectura porque tengo como 500 fotos de fachadas, entonces pues ya conforman un tipo de investigación porque es un ojo que esta buscando algo constantemente.

Después empecé como a concentrarme más en detalles arquitectónicos, como son por ejemplo: fachadas, rejas. Y esos elementos hacen cosas en las que el resultado es más minimalista que no sabes bien de donde viene, pero son formas geométricas. La curadora María Linn me puso un reto bastante difícil, porque las fotos comúnmente se montan en un muro, entonces yo siempre lo he montado así en colecciones o museos, en un muro. Pero ella me dijo: “en esta exposición ya no hay muros, y hay muy poco espacio”, no sabía como ponerla, en el piso o qué. Voy a construir una mesa de cristal, que tiene que ver con los vidrios que tienen estas casas, como ahumados, con dorado y algunos elementos que algunas personas les parecen kitch, entonces voy a poner esto pero en chiquito: son unas tarjetas que van a conforman un juego de memoria, que también esta padre la palabra memoria porque habla de lago que ya pertenece al pasado. Y (la exposición) seguro se quedara en la memoria de nuestra infancia o cosas así de mi generación. Y pues estas series son eso, como una arqueología del siglo XX, también los muebles son arqueología del s. XX porque los busco y los investigo: de donde vienen y los restauro. Siento que ya hay demasiados objetos en el mundo y demasiada arquitectura, osea ya no necesitamos más , ya no necesitamos construir más cosas, necesitamos rescatar y modificar para la vida de hoy, pero pues ya no necesitamos construir más cosas, eso es uno de los grandes problemas de la destrucción de la naturaleza.

Deja un comentario

Tu correo es privado. Los campos con * son requeridos para comentar

*