Abstract Possible

ES / EN

La artista Claudia Fernández nos habla sobre algunas de sus proyectos que tienen un impacto social en la ciudad de México.

 

Claudia Fernández: También he hecho otro tipo de obra que es una obra que donde lo estético queda… es un pretexto o un medio pero no es el final, y son obras que tienen que ver más con lo social.

 

A veces es muy impotente, como ciudadano, no poder hacer cosas. Entonces el arte y el mundo del arte y la estructura del arte te permite hacer, no nada más objetos para vender en una feria a un coleccionista, sino también hacer algo por las causas en las que crees.

 

He tratado de involucrar al medio y al mundo del arte, a ustedes mismos, en otros procesos.

 

A mí me pidieron que hiciera una pieza para el MUCA y el MUAC que tenía que ver con la basura, y entonces hice esta que es una especie de campaña para un barrio para educar a la gente a que separe la basura.

 

Entonces este modulo es un prototipo que se hizo para que se haga en otras zonas de la ciudad. Creemos que en cada colonia debe haber uno de estos  donde se de información, se reciban los residuos, y sea un proyecto educativo.

 

Hicimos esta biblioteca de puros libros que se donaron, son puros libros viejos, entonces los niños vienen aquí a verlos y a consultar. Hay libros de los océanos, de permacultura, de cómo hacer tu hortaliza en tu casa, o del misterioso mudo del microscopio y seguimos recopilando libros.

 

Este es el área donde se reciben los residuos. Allá atrás está el aérea de la bodega. Se dividen entre pet, papel, tetra-pac y vidrio y metal. Se reciben algunos plásticos.

 

Ahora ya tenemos un trato con el camión de la basura ellos se paran y se llevan la basura ya separada. Se las regalamos, porque también la gente nos las dona, entonces no hacemos ningún tipo de lucro… se lo llevan ya separado y ellos lo venden a las recicladoras. Entonces en realidad es algo que es muy fácil de hacer, que debería estar en todas las colonias, sobre todo por tener un lugar concentrado en donde se hable y se mueva la basura.

 

Este proyecto viene de otro proyecto que inicié hace casi diez años una escuela de oficios para jóvenes, niños y viejitos de la calle. Fue una escuela de oficios que se hizo dentro de una plaza que se llama Zarco que está en el límite del Centro Histórico y donde pernotaban un grupo de entre cincuenta y setenta personas. Esta escuela duró siente años, atendimos a doscientas diez personas, y lo más impresionante es que a través del arte se modificaron conductas muy difíciles de cambiar, como drogarse o como robar o como no tener autoestima, y sobre todo motivarlos a que salieran adelante e hicieran un tipo de cambio en sus vidas, entonces fue muy padre también ahí el papel del arte porque también modifica la realidad de un contexto determinado como lo es el de la gente que vive en la calle.

 

Lo que quiero seguir haciendo es tratar de hacer modelos que se puedan replicar después y que es imposible hacerlo como ciudadano o como artista pero ya queda ahí tal vez un antecedente que comprueba que sí se puede cambiar la realidad.

 

 

Deja un comentario

Tu correo es privado. Los campos con * son requeridos para comentar

*